A

Alfonso Morcuende

re-new Orleans

Evangelize

It’s simple until you make it complicated

En 1967 K. V. Switzer había entrenado duramente para poder correr la Maratón de Boston. Su mayor preocupación era poder finalizar la carrera. Razón por la cual incluyó en su preparación distancias superiores a las de una maratón. El día de la carrera, cuando Switzer estaba disputando su tercer kilómetro se produjo la instantánea más famosa en los 150 años de la Maratón de Boston.

Jock Semple, co-director de la carrera, llegó volando hasta situarse por detrás de Switzer. Al grito de “¡Dame ese maldito dorsal y fuera de mi carrera!” intentó empujar y expulsar del recorrido a Switzer. Tom Miller, atleta y jugador de fútbol americano, pudo evitarlo mediante un formidable placaje. Semple terminó rodando por los suelos mientras que Switzer pudo completar la carrera.

 

K. V. Switzer Boston Marathon

 

El motivo por el que Jock Semple quería expulsar de “su carrera” a Switzer fue su condición de mujer. Que una mujer quisiera correr un maratón era algo tan extraño, para los hombres de aquél tiempo, que ni tan siquiera se molestaron en incluirlo como prohibición en el reglamento de la maratón. Cinco años después, las mujeres pudieron competir y disfrutar de la carrera junto por las calles de Boston

Gracias al intenso trabajo de Switzer en la organización del primer “Avon International Running Circuit“, en 1978, las mujeres tuvieron la oportunidad de competir en carreras internacionales de largo recorrido. El éxito de este evento resultó fundamental para la inclusión de la maratón femenina en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984. De nuevo, el infatigable trabajo de Switzer como lobbista frente a responsables internacionales del mundo del deporte y a los miembros del COI resultó determinante para la inclusión de la maratón femenina en los Juegos Olímpicos.

 

No tengo nada más que ofrecer que sangre, ímprobo esfuerzo, sudor y lágrimas.

El cambio necesita motores. Hacer comprender a toda generación que las mujeres tenían derecho a competir en carreras de larga distancia fue tarea de una mujer, de muchas mujeres. Hacer entender a las organizaciones en las que trabajamos que el diseño centrado en el usuario es fundamental y transversal a toda la organización ha de ser tu tarea, la tarea de todos nosotros. En infinidad de compañías los usuarios no tienen a nadie que los defienda. Afortunadamente, la selección natural del mercado está haciendo que estas empresas vayan desapareciendo.

Existe una creciente demanda de nuestros servicios. Empresas que aún no terminan de entender nuestra disciplina comienzan a intuir el valor potencial que tiene nuestro trabajo. Es el momento de asumir nuestras responsabilidades y liderar el cambio que está por llegar. Pero ¿Cómo hacerlo? Os propongo cuatro pasos sobre los que podemos discutir.

  1. it´s the economy stupid.” Haz entender tu trabajo como una fuente de ingresos.
  2. United we stand, divided we fall.” Involucra a toda la empresa en tu trabajo.
  3. The less effort, the faster and more powerful you will be.” Intenta convencer con tus ideas solo a las personas que tienen el poder de decisión.
  4. Happiness is like a kiss. You must share it to enjoy it.” Difunde tus conocimientos con el resto de compañeros.

 

it´s the economy stupid

Cuanto tiempo y disgustos nos ahorraríamos si tuviéramos claro que Torres Burriel SIEMPRE tiene razón.

#UX is about money. Sorry.

Torres Burriel (@torresburriel) February 20, 2013

Si tienes la sensación de que tus jefes, tus clientes, el CEO de tu compañía no te están escuchando muy probablemente no estás hablando su mismo lenguaje. Si no somos capaces de expresar el valor de nuestro trabajo en términos económicos nunca seremos vistos como una inversión rentable. Tenemos que esforzarnos en hablar con un lenguaje que la empresa pueda entender… LOS NÚMEROS.

Cuantificar nuestras acciones es la mejor manera de poner en valor nuestro trabajo. Si empujamos nuestros argumentos mediante datos medibles y cuantificables, nuestras hipótesis serán percibidas de un modo más objetivo y serán aceptadas con mayor facilidad.

 

United we stand, divided we fall

No seas una isla en tu empresa. Lanza puentes con todos y con todo. Empieza por lo más obvio, gánate al equipo de diseño visual. Hazles partícipes de tus trabajos, creación de journeys, personas, test con usuarios, etc. No les pases un informe con las conclusiones, hazles ver en vivo y en directo lo que está pasando con sus diseños en las manos de los usuarios.

No te quedes ahí. Márketing, programación, negocio, etc. Al comienzo de cada nuevo proyecto intenta que se suban a la ola. Prototipar en grupo puede ser un comienzo. Reparte copias de tus documentos a todo el mundo. Cuelga en las paredes las definiciones de usuarios, los touchpoints, haz que compañeros de diferentes departamentos pasen 5 minutos frente a esos documentos con un café en la mano.

 

The less effort, the faster and more powerful you will be

No pierdas tu tiempo ni desvirtúes tus conclusiones en interminables batallas. Presenta, explica y lucha tus propuestas con las personas que las pueden hacer realidad. Busca al interlocutor adecuado en el momento adecuado, evita luchar con las personalidades cancerígenas de tu empresa. No tienes que luchar todas las batallas, pero asegúrate de que ganas las importantes.

 

Happiness is like a kiss. You must share it to enjoy it

Una tarea fundamental dentro de nuestra organización es comunicar. Transmitir información y conocimiento a otros componentes de nuestros equipos. Las habilidades de comunicación no es algo que caiga del cielo. Como cualquier otra habilidad se adquiere tras un ejercicio continuado. Todos hemos tenido maestros y mentores dentro y fuera de nuestra empresa, pero también nos hemos sentido solos y desorientados a la hora de abordar tareas que nos resultaban nuevas.

Ayudemos a nuestros compañeros de profesión y a todos aquellos que se quieran asomar a ella. Si tienes algún conocimiento, cuéntalo. Si tuviste algún problema y pudiste solucionarlo, cuéntalo y evita que otros lo tengan. Necesitamos estar unidos. Debemos de encontrar y defender unos mismos valores éticos y morales. De esta manera las empresas para las que trabajamos se verán contagiadas por estos valores sin importar el nombre del diseñador que temporalmente trabaje allí. Debemos buscar solucionar los problemas reales de nuestros usuarios y evitar la superficialidad, de esta manera evitaremos el riesgo de convertirnos en irrelevantes. Necesitamos escribir más, hablar más, enseñar más.

 

No te cortes y envía tu propuesta para el próximo UXSpain 2014.